• Maria Carolina Besa Mozo

Primera ley, hacer el hábito obvio



Continuando con el libro de James Clear, aquí tenemos el capítulo nº4.


En el artículo anterior les mencione las cuatro leyes del cambio de conducta que son:


1º Señal : Hacerlo obvio.

2º Anhelo: Hacerlo atractivo.

3º Respuesta: Hacerlo sencillo.

4º Recompensa: Hacerlo satisfactorio.


En esta ocasión vamos a comenzar a revisar la primera ley, es decir la señal que implica hacer el hábito obvio.



El hombre que no se veía bien



Antes de que podamos construir nuevos hábitos de manera efectiva, necesitamos tener nuestros hábitos actuales bajo control.


El psicólogo Carl G. Jung decía : “Mientras no logres transformar lo inconsciente en consciente, lo inconsciente guiará tu vida y tú llamarás destino”



El registro de los hábitos

Uno de nuestros grandes retos al cambiar nuestros hábitos es mantenernos conscientes de lo que estamos haciendo.


Necesitamos aplicar en nuestra vida cotidiana un sistema de señalar y nombrar. Ese es el origen del Registro de hábitos, el cual es un sencillo ejercicio que puedes usar para estar más consciente de tus conductas habituales.


Para crear tu propio registro, haz una lista de tus hábitos diarios.





Ejemplo de como empezar tu lista:

  • Despertar

  • Apagar la alarma.

  • Revisar mi teléfono.

  • Ir al baño.

  • Pesarme.

  • Bañarme.

  • Lavarme los dientes.

  • Usar el hilo dental.

  • Ponerme desodorante.

  • Colgar la toalla para que se seque.

  • Vestirme.

  • Prepararme una taza de té.

Y así sucesivamente.


Una vez que tengas la lista completa, analiza cada conducta y pregúntate si se trata de un buen hábito, de un mal hábito o de un hábito neutral. Si es un hábito, escribe junto un signo de más (+). Si es un hábito neutral, escribe un signo de igual (=) Si es un mal hábito escribe un signo de menos (-)

  • Despertar =

  • Apagar la alarma.=

  • Revisar mi teléfono.(-)

  • Ir al baño.=

  • Pesarme.+

  • Bañarme.+

  • Lavarme los dientes.+

  • Usar el hilo dental.+

  • Ponerme desodorante.+

  • Colgar la toalla para que se seque.=

  • Vestirme =

  • Prepararme una taza de té.+


La marca que le asignes a cada hábito en particular dependerá de tu situación y tus metas.


Si tienes problemas para determinar cómo clasificar un hábito en particular, estas son las preguntas que debes hacerte:


¿Esta conducta me ayuda a convertirme en la persona que quiero llegar a ser?
¿Este hábito es un punto a favor o en contra de mi identidad deseada?

El primer paso para cambiar los malos hábitos es mantenerse atento para identificarlos.


Escuchar la descripción de tus malos hábitos en voz alta, hace que sus consecuencias parezcan más reales.


El proceso de cambio de conductas siempre comienza al tomar conciencia. Las estrategias como la de Pointing-and-Calling y el registro de hábitos se enfocan en ayudarte a reconocer tus hábitos y las señales que los desencadenan.


En conclusión

  • Con suficiente práctica, tu cerebro aprenderá las señales que predicen ciertos resultados sin que tengas que pensar en ello de manera consciente.

  • Una vez que los hábitos se vuelven automáticos, dejamos de prestar atención a lo que estamos haciendo.

  • El proceso de cambio de conductas siempre inicia al tomar conciencia. Debes estar consciente de tus hábitos antes de que puedas cambiarlos.

  • Las estrategia Pointing-and-Calling (señalar y nombrar) eleva el nivel de tu conciencia y lleva tus hábitos desde un punto en que son inconscientes hasta un punto consciente mediante la verbalización de tus acciones.

  • El registro de hábitos es un simple ejercicio que puedes usar para adquirir conciencia de tu conducta.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo