• CarolaBesa

PARTE II-EL NETWORKING ES HOY MÁS IMPORTANTE QUE NUNCA

Actualizado: 9 abr


Continuando con lo que señala Judy Robinett en su libro Networking Estratégico en este artículo vamos analizar cómo reconocer:

Amigos, Aliados y Conectores poderosos


1. El poder (y el peligro) de los vínculos fuertes y débiles


Todas las personas en tu actual red pueden clasificarse como vínculos fuertes o débiles.

Los vínculos fuertes son los amigos, la familia y los socios de negocios que ves casi a diario.

Vínculos débiles son amigos de tus amigos, un colega de trabajo con que a veces conversas, una vecina a la que saludas, personas en redes sociales que no conoces personalmente.

Curiosamente, los vínculos débiles son en realidad las conexiones más fuertes y más importantes de la red.


El sociólogo Mark Granovetter describe un vínculo débil como “un puente crucial entre dos grupitos de amigos cercanos estrechamente unidos”

Los vínculos débiles son las conexiones críticas entre tu red e individuos que de otra manera nunca hubieras tenido la oportunidad de conocer.



Los vínculos fuertes por lo general son personas que piensan como tú y comparten muchos conocimientos similares. Sin embargo, algunas pueden ser insulares y hasta llenas de prejuicios hacia la gente externa al grupo.

Tratar solo con gente parecida a uno también puede conducir a conflictos.

A través de los vínculos débiles se está más expuesto a diferentes tipos de información, situaciones y perspectivas a partir de una amplia variedad de redes a todo nivel.

Los vínculos débiles ayudan a ver las cosas de nuevas maneras, aportan a tu mundo riqueza y diversidad.

Los vínculos débiles pueden relacionarte tanto personal como profesionalmente con la comunidad, de maneras que tus vínculos fuertes no pueden hacerlo.


2. Los conectores poderosos: Los vínculos más potentes en cualquier red

Malcon Gladwell define “conectores” como personas cuyos contactos abarcan muchos ámbitos y culturas, generando nuevas cadenas de información, relaciones y accesos.

La ley de Metcalfe dice que el valor potencial de una red aumenta exponencialmente con cada nueva red que se conecta a ella. Y es esto precisamente el principio fundamental detrás de Linkedin y Facebook.


Un conector poderoso genera conexiones de alta calidad entre los individuos y sus redes. Los conectores poderosos buscan agregar valor conectando a las mejores personas con los mejores recursos, con el propósito de producir mas éxitos para todos los involucrados.

Los conectores poderosos aumentan la densidad de sus redes desarrollando relaciones basadas en la generosidad y el apoyo mutuo.



3. Los círculos de poder 5 + 50 + 10

El antropólogo Robin Dunbar en 1993 escribió un artículo en el que planteaba una correlación entre el tamaño del cerebro humano y el número de personas con las que un ser humano puede desarrollar y mantener relaciones sociales.

Según Dunbar el tamaño óptimo del grupo es de aproximadamente 150 personas; es decir la cantidad óptima de contactos que podemos cultivar en un momento dado.


Pero la calidad de los contactos elegidos es más importante que la cantidad.

Por tanto Judy Robinett define 3 círculos de poder concéntricos que suman 155 personas y que se pueden categorizar por:


Las 5 principales: son las 5 personas más allegadas a uno. Te comunicas con ellas casi a diario. Son las personas a las que les confiarías tu vida.


Las 50 fundamentales: Las 50 relaciones importantes que representan un valor significativo en tu vida y en tu empresa. Cultivas estas conexiones cuidadosamente y buscas siempre la manera de agregarles valor.


Las 100 vitales: son las 100 personas con las cuales te comunicas al menos una vez al mes. Tanto el toque humano como el valor agregado son de importancia crítica para mantener vivas estas relaciones.

Organizar las relaciones estratégicas según el modelo 5+50+100 te dará una sensación de control y de orden que hará tu vida más fácil.

El primer paso es evaluar tus actuales relaciones y seleccionar quiénes formarán parte de cada círculo.

Asegúrate de seleccionar las mejores personas para tus círculos de poder y eliminar a cualquiera que pueda causarte daño.



4. Las características de unas excelentes relaciones estratégicas

Las personas que construyen relaciones estratégicas exitosas tiene 10 rasgos de carácter esenciales.

Son personas:

1. Auténticas: genuinas, honestas y transparentes.- Son conscientes de sus fortalezas y debilidades (y dispuestas a reconocerlas).


2. Confiables: construyen sus relaciones sobre la base de la confianza mutua. Son íntegros y su palabra es una garantía.


3. Respetuosas: aprecian el tiempo y los esfuerzos de los demás. Tratan a los subordinados con el mismo respeto que profesan por los superiores.


4. Afectuosas: les gusta ayudar a los demás a tener éxito. Son una fuente de apoyo y motivación. Presentan atención a los sentimientos de los demás y tienen corazones nobles.


5. Capaces de escuchar: Hacen buenas preguntas y están dispuestas a aprender acerca de los demás: lo que es importante para ellos, en qué trabajan, qué buscan y qué necesitan para poder ayudarles.


6. Comprometidas: Son participantes activas en la vida. Son interesantes y les apasiona lo que hacen. Su mentalidad se orienta hacia las soluciones y tiene excelentes instintos.


7. Pacientes: Reconocen que las relaciones requieren ser cultivadas a lo largo del tiempo. Invierten tiempo en sus relaciones con los demás.


8. Inteligentes: Son inteligentes en la ayuda que ofrecen. Comparten oportunidades cada vez que pueden y hacen presentaciones atentas y útiles. No las domina el ego. No critican a los demás ni queman puentes en sus relaciones.


9. Sociables: Son amables, simpáticas y serviciales. Les gusta estar entre la gente y son felices de conectarse con otras personas de todas las condiciones, estratos sociales, tendencias políticas, religiones y procedencias. Son fuentes de energía positiva.


10. Conectadas: son parte de su propia red de excelentes relaciones estratégicas.



5. Cómo detectar sanguijuelas, psicópatas y malos actores


Las sanguijuelas siempre toman, pero nunca dan. Reclaman tu atención por más tiempo del que parece cómodo. Ansían ser elogiadas por el menor de los esfuerzos. Piden sin cesar, pero si tú alguna vez llegas a solicitarles un favor, hacen sentir como si estuvieras cometiendo un abuso.


Como una sanguijuela se aferra a ti y a tus conexiones, sacando la sangre, el dinero, el acceso y después pasan a hacer lo mismo con su próxima víctima.


Los psicópatas pueden ser encantadores, logrando agradar y manipular sagazmente para que les des lo que quieren.


Pueden ser extremadamente atractivos y expertos en manipular a todos los demás, pero no sienten ninguna simpatía ni apego por nadie. Justifican sus opciones racionalmente, pero actúan estrictamente según sus intereses personales.


Son muy buenos para culpar a cualquiera, menos a sí mismos, y no sienten el menor remordimiento cuando hieren a otra persona.


Los psicópatas mienten, hacen trampa, roban y se aprovechan de los demás cada vez que pueden. Les divierten los problemas de los demás y no están dispuestos a ayudar; solo quieren aprovecharse de lo que otros tienen y que ellos quisieran tener.


El tercer grupo que se debe evitar son los malos actores.

Pueden tener grandes fortalezas y enorme experiencia, pero al final no honran sus compromisos y estafan a las personas, robándoles su dinero, su tiempo o poder.


Los psicópatas se ponen siempre en primer plano. Prefieren no mentirles en la cara a las personas, pero lo hacen si lo creen necesario.


Carecen de humildad, tratan mal a los demás y si se les confronta se enojan y asumen una actitud defensiva.


No se puede confiar en ellos, pero eso se descubre una vez que se ha tenido la mala fortuna de hacerlo.


Si mantienes tus círculos libres de esas personas, te proteges y a la vez proteges a los demás de tu red, lo que debe ser tu prioridad.

7 visualizaciones0 comentarios