• CarolaBesa

5 Consejos para el equilibrio personal y profesional

Actualizado: 19 may 2021


Hablar de equilibrio no es fácil porque si bien el ser humano necesita vivir en equilibrio, es precisamente cuando nos encontramos en desequilibrio que nos preocupamos, avanzamos y trabajamos por recuperarlo.


Últimamente he reflexionado y me he hecho las siguientes preguntas: ¿La tecnología facilita la vida actualmente? ¿Es posible encontrar un equilibrio entre la vida personal y profesional?


La tecnología nos ha cambiado la forma de vivir. En un clic podemos pedir comida, tomar un taxi o comprar ropa.Todo se ha vuelto infinitamente más fácil hoy, pero esto también implica que vivimos en un mundo de conectividad continua. Incluso podemos conectarnos con alguien de otro país en cualquier momento.

¿Pero este nivel, de estar siempre online nos ayuda o nos dificulta la conciliación?


Les comparto 5 consejos que es útil poner en práctica para poder estar permanentemente ejercitando y así tender constantemente al equilibrio.


1. Haz un análisis y evalúa lo que es realmente importante en tu vida

Detenerse a pensar que quiero ser yo como persona y como quiero aportar a los que me rodean y a la sociedad. En esta línea lo primero es considerar si el trabajo es un fin para mí o es un medio para lograr mis objetivos. Hay un refrán que dice "Vives para trabajar" o "Trabajas para vivir"


Cuando se tiene claro eso, es posible comenzar a priorizar las actividades y propósitos que se han trazado. De ese modo se tiene claridad desde dónde partir, hacia donde ir y cómo lograrlo.


2. Respeta el equilibrio

Una vez que he definido que es importante realmente para mí. Debo asignar los tiempos necesarios a cada una de las actividades que desarrollo cada día y tener conciencia de ello.


Si para mí el trabajo es algo que me gusta, pero considero que es solo un medio para lograr otros objetivos más importantes, entonces debo respetar ese equilibrio que quiero lograr. Por ejemplo si decidí que voy a dedicar 6 horas diarias a mi trabajo profesional, me hago el propósito de cumplirlo. Cuando no lo logro, debo tener la conciencia de darme cuenta que no lo logré y preguntarme cuál fue la causa.


3. Organiza el tiempo

Esto es fundamental. En el caso de las mujeres por naturaleza tendemos hacer muchas cosas. ¿Pero qué ocurre? Nos sentimos cansadas y sobrepasadas. Esto suele ocurrir por una mala gestión del tiempo.


Por tanto es recomendable hacer una lista de todas las actividades y tareas que debemos realizar y clasificarlas en Urgentes e Importantes. Luego asignarles el tiempo necesario a cada una y al final del día sentarse y revisar en qué invertí el tiempo. Algo ¡muy importante! no olvidar incluir las tareas que impliquen preocuparnos de nosotros mismos también.


4. Aprender a decir NO

A menudo nos encontramos con infinidad de tareas acumuladas, pero cuando alguien nos pide en el trabajo que lo ayudemos no somos capaces de decirle que no. Ya sea por querer agradar, no querer defraudar o simplemente tener la necesidad interior a decir que sí. Luego nos vemos inmersos en una sobre carga de trabajo que no podemos gestionar.


Lo mismo ocurre en nuestra casa, cuando por agradar a todos, no decimos que no y luego nos sentimos sobrepasadas. Aprender a decir NO, no es una tarea sencilla, pero nos beneficia. Una buena forma de decir no, es dando una explicación y ofreciendo una solución o alternativa.


5. Realiza lo que te gusta (tus pasiones)

Una buena gestión del tiempo y aprender a decir no en el trabajo y en la vida familiar, sin duda nos ayudará a encontrar el equilibrio personal y profesional y dedicarle tiempo además a lo que nos apasiona.


Así que si te gusta la pintura, el deporte o ir a un concierto, reserva tiempo para desconectarte y disfrutar. De ese modo además recargas energía para seguir desarrollando todas tus otras actividades.








3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo